Indicadores de una economía de izquierda, en comparación con una economía convencional

Para comprender el funcionamiento político de los distintos movimientos, es necesario entender cómo son sus sistemas ideológicos. Una de las maneras más sencillas es a través de la economía, ya que es uno de los pilares de la vida social que afecta a todas las personas por igual, sin distinción de creencias, raza, género o vinculación política.

En esta oportunidad, hemos querido hacer mención a los indicadores de una economía de izquierda, en comparación con los que se tienen en las economías de países de centro y centro-derecha.

Inflación

El primer indicador de una economía de izquierda es la inflación. En el caso de algunos presidentes, es el primer indicador que prefieren ocultar.

Tal es el caso de Zimbabue, que ha pasado por una crisis económica que disparó la inflación hasta la escalofriante cifra de 14 millones por cierto (14.000.000%). Actualmente, el petrolero país de Venezuela (gobernado por un líder de izquierda) presenta cifras que rozan el 25% de inflación mensual (cerca de 1.400% anual).

Bienestar social

Uno de los indicadores principales de las economías de izquierda es denominado bienestar social. Este, mezcla índices de analfabetismo, empleo, alimentación, vivienda y oferta cultural.

La mayoría de los gobiernos de izquierda muestran políticas que controlan todos estos aspectos, a fin de garantizar una distribución equitativa de estos recursos.

Muchas veces, ocasiona problemas en caso de que los tiempos de bonanza presupuestaria se agoten, y el bienestar pueda convertirse en malestar.

Desempleo

Si comparamos un país de economía convencional con un país de economía de izquierda, notaremos la disparidad del indicador del desempleo. Y es que en el caso de un país de izquierda, los niveles de desempleo siempre serán menores.

Pero, en el caso de los países de economía convencional, los salarios y el poder adquisitivo de estos trabajadores serán mayores.

De esta manera, es posible ejemplificar cómo medir el éxito de una gestión económica dependiendo las corrientes políticas del partido gobernante.

Asimismo, permite realizar evaluaciones concretas sobre qué es lo que se necesita mejorar, cuáles son los puntos débiles, y hacia donde se deberían dirigir las políticas concretas de un gobierno afín.